Universidades

La UDIMA se suma al Programa de Conservación del Pino Wollemi

Ecoaula.es | 11/09/2017 - 18:14 |0 Comentarios
pino2.jpg

El Royal Botanic Gardens & Domain Trust ha impulsado el Programa de Conservación del Pino Wollemi, proyecto de investigación al que hoy se suma la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) por medio de la adquisición de un ejemplar de esta conífera, trasplantada en los jardines de la Universidad. Este proyecto internacional no tiene otro fin que, por medio de cesiones de distintos ejemplares por todo el mundo, se pueda conservar esta singular especie.

Con la presencia de este árbol en la Universidad, tal y como cuenta Juan José Moreno García, doctor en Ciencias Físicas y profesor de la UDIMA, "pretendemos realizar un pequeño experimento desde la Universidad. De momento hemos descubierto que ha podido sobrevivir al cálido verano de Castilla, pese al escaso riego". Esta información se suma a otras corrientes e investigaciones que sostienen que esta especie del mundo vegetal también resiste a temperaturas muy bajas. "Esperemos que esto sea así y que supere los inviernos de la Sierra de Guadarrama, para así asegurar que esta especie se adapta perfectamente a diversos climas y terrenos y por tanto poder disfrutarlo durante muchos años", concluye es profesor de la UDIMA.

Esta especie de pino, perteneciente a la familia de las Araucariaceae, es considerada un "fósil viviente" pues no ha sufrido prácticamente modificaciones durante millones de años. Fue descubierta en 1994 en Wollemi National Park en Nueva Gales del Sur, a 150 km. al noroeste de Sídney (Australia). Hasta ese momento, esta especia se había considerado extinta.

Esto supone uno de los mayores descubrimientos botánicos contemporáneos. La singularidad de este "árbol de los dinosaurios", nombre con el que también se conoce a este pino; radica en que "es un representante único de la flora de Gondwana que, milagrosamente, nos ha llegado hasta la actualidad protegido en un barranco que ha actuado como máquina del tiempo", según explica Moreno García. En su opinión, "es un regalo del pasado, ya que es una especie superviviente de la era de los dinosaurios. Un regalo que ahora tenemos que cuidar para no perderlo, porque la extinción es para siempre", advierte.

meneamedigg itdeliciousTwitterFacebook

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.