Universidades

Elecciones rector UNED, José Carpio: "Soy el único que no he tenido ningún cargo en ninguno de los equipos anteriores"

Ecoaula.es | 8/03/2017 - 16:54

José Carpio es uno de los candidatos que se presenta a liderar la UNED durante los próximos años. Ingeniero Industrial (1985) y Dr. Ingeniero Industrial (1988) por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Su carrera docente se ha desarrollado principalmente en la UNED, aunque también he sido profesor de la Universidad Politécnica de Madrid (1986-1989) y de la Universidad de Cádiz (1999-2000).

La primera vuelta a las elecciones a rector de la UNED se efectuará mediante voto electrónico entre los días 14 y 21 de marzo y, si se requiere segunda vuelta, será entre el 3 y el 6 de marzo. La proclamación del rector tendrá lugar el 24 de marzo y, si hubiera segunda vuelta, el 20 abril, tras la publicación de su nombramiento en el BOE.

El censo electoral cuenta con 168.632 votantes entre estudiantes, profesores, tutores y personal de administración y servicios, según ha informado esta universidad en un comunicado.

Firma: Fernando Villar

P: ¿Por qué ha decidido presentarse a las elecciones?

R: Porque creo en esta universidad, en su futuro, en quienes trabajamos aquí y en quienes estudian en ella. La UNED es la universidad más grande de España por el número de estudiantes, la única con implantación en todo el territorio nacional y la única con una metodología educativa específica reconocida y, sin embargo, a pesar de eso, es una universidad muy poco conocida por la sociedad y con poca relevancia entre las universidades españolas.

Creo que es el momento de plantearnos otra forma de hacer univarsidad, de contar con profesores que sean profesionales de la docencia y la investigación y que gestionen el paso hacia una universidad relevante y reconocible. Y creo que yo puedo dirigir ese tránsito.

P: ¿Cuáles son las primeras iniciativas que emprenderá si gana?

R: La UNED por su caracter de universidad nacional es la única, junto a la Menéndez Pelayo, que depende del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Por eso, lo primero que haré será ir al Ministerio para situar de nuevo a esta universidad, dentro de la autonomía universitaria, como una parte de ese Ministerio y desde ahí iniciar una negociación firme y constructiva con el Gobierno para establecer la regulación que por ley le corresponde a la UNED.

En esta negociación habrá que abordar de una vez una financiación equitativa y estable de la UNED que nos permita una planificación plurianual. En este tema de la finaciación hay que tener presente el hecho de que la UNED, aun siendo una universidad pública, recibe de las distintas administraciones para su presupuesto menos de una quinta parte del dinero que reciben de media las demás universidades públicas españolas por estudiante y así es muy dificil, podría decirse casi imposible, ofrecer una educación pública de calidad. Hasta ahora se ha conseguido con el esfuerzo y la ilusión de todos los que trabajamos en esta universidad pero la situcaión es ya insostenible.

P: ¿Qué le diferencia del resto de candidatos/s?

R: Desde hace más de quince años hemos tenido y tenemos rectores con una clara vinculación con la política y para los que la universidad no era su prioridad. Esto, unido a una más que cuestionable gestión económica y de personal de los equipos rectorales anteriores, nos ha traido a la difícil situación en la que nos encontramos. Yo, a diferencia de mis otros cuatro compañeros que se presentan en estas elecciones a rector, soy el único que no he tenido ningún cargo en ninguno de esos equipos, ningún rector anterior me ha puesto "a dedo" en nada. Todos los cargos que he tenido en estos años lo han sido por elección de mis compañeros que me votaron en cada caso. Esto es lo que claramente me diferencia de los demás candidatos.

P: ¿Con qué apoyos cuenta?

R: Yo no tengo ningún tipo de débito con grupos políticos o de opinión externos a la UNED. Cuento con el apoyo de un buen número de profesores, de personal de administración y servicios, de profesores-tutores y de estudiantes que pensamos que ya es hora de que la universidad, esta universidad, vuelva a ser de los universitarios, y que desde la gestión y el conocimiento de esta universidad podamos tener la UNED que sí nos merecemos, una UNED relevante y reconocible por la sociedad.

P: ¿Cómo son las cuentas de la universidad? ¿Qué medidas proponen? (Alusión al Tribunal de Cuentas sobre las cuentas de la UNED correspondientes al ejercicio 2012 y presentadas recientemente en el Parlamento)

R: La situación es preocupante y precaria. Para muchos, yo entre ellos, fue una desagradable sorpresa el informe del Tribunal de Cuentas sobre la UNED correspondiente al ejercicio 2012 que reflejaba una muy mala situación económica y que apuntaba bastantes irregularidades. Como se nos dijo en Consejo de Gobierno «estábamos a punto de recibir la visita de los hombres de negro de Hacienda». Durante estos cuatro últimos años entre todos hemos asumido y llevado a cabo un duro ajuste que, según nos dicen, ha permitido que las cuentas estén ahora saneadas. Pero no se ha hecho mucho más. Todos los recortes que hemos tenido en estos cuatro años, unido a la práctica congelación de la oferta de empleo público y a que no se ha actuado en otras áreas, solo en la económica, han hecho cundir el desanimo. Por eso mi primera medida, como he dicho antes, es negociar una financia justa y estable para la UNED, y a partir de ahí iniciar la aplicación de todas las medidas que recojo en mi programa para revitalizar esta universidad.

P: ¿La UNED tiene más personal de administración y servicios del que debería?

R: La respuesta es clara, no, no sobra nadie. De hecho hay departamentos, como los de medios audiovisuales o informáticos, en los que claramente hace falta personal técnico especializado. En el colectivo de personal de administración y servicios, fundamental en esta universidad, hay que abordar el realizar un análsis de las nuevas funciones y tareas que este personal debe desarrollar y como debe hacerlo en colaboración con el personal docente. Y también hay que abordar la consolidación del personal interino que aun tenemos y el abrir las vías de promoción interna y de moviliad. Durante estos años de ajuste económico, el personal de administración y servicios de la UNED ha sido posiblemente el colectivo más castigado por los recortes con la excusa del techo de plantilla que tiene debido a la mala gestión de personal que se hizo en los años anteriores.

P: ¿Qué pasará con FUNED?

R: Hay que crear una nueva fundación, esta vez de carácter privado, que sea nuestra tarjeta de visista y nuestra marca en el sector empresarial, que promueva la transferencia de los resultados de nuestra investigación, que sea nuestro interlocutor para canalizar las prácticas en empresas y la movilidad de nuestros estudiantes; en definitiva, un instrumento ágil y eficiente que nos de visibilidad y nos facilite las relaciones entre la universidad y la sociedad. Y para ello es necesario una nueva fundación y para ella contaré con la mayoria del personal de la actual FUNED que durante todos estos años nos ha demostrado su gran profesionalidad.

P: ¿Alguna iniciativa para atraer talento extranjero?

R: En primer lugar, fomentar la movilidad y el intercambio de profesores. Igual que nuestros profesores realizan estancias en universidades extranjeras, nosotros debemos recibir a profesores extranejros que quieran aprender y participar en el desarrollo y en la utilización de nuestra metodología educativa a distancia, ya que somos referencia internacional en esta modalidad.

Otra iniciativa es la de recibir y contar con ese talento extranjero trabajando en nuestros grupos de investigación, tanto consolidados como los nuevos que se formen en las líneas estratégicas que se definirán, mediante becas y estancias de investigación dentro de un plan de apoyo firme a los grupos que generen trasferencia de resultados de su investigación tanto en términos económicos como de imagen y repercusión social.

P: ¿Qué medidas implementará para reducir la tasa de abandono de la UNED, superior a la media de las universidades españolas?

R: La tasa de abandono es muy significativa en el primer curso y responde a distintos motivos: conocimientos previos insuficientes, no adaptarse a estudiar de forma autónoma y a distancia, o motivos económicos, cuando el estudiante se matricula de muchas asignaturas o éstas son ya de segunda convocatoria.

Para intentar solucionar estos problemas propongo la generalización de los cursos 0 y la figura del estudiante mentor (ahora en fase experimental en algunos grados), aumentar el número de tutorías en las asignaturas de primeros cursos, la búsqueda de acuerdos con entidades de crédito para ofrecer financiación para el estudio en mejores condiciones que las del mercado, el "criterio 2x1" por el que el incremento de la matrícula por convocatoria se extienda a dos cursos, etc. Y lo que hemos comprobado es que una vez que el estudiante supera el primer curso y se ha adaptado la metodología a distancia de la UNED las tasas de abandono ya son similares a las de cualquier otra universidad pública.

P: ¿Qué tipo de alumnos tienen? (perfil)

R: El estudiante medio de la UNED es una persona de entre 30 y 40 años que compagina estudios y trabajo, o que por razones de personales o de residencia no puede asistir a las universidades presenciales. En muchos casos está cursando una segunda carrera universitaria, que le permite ampliar su formación de cara a mejorar su situación laboral o lo hace para ampliar sus conocimeintos en un área que le gusta o interesa simplemente como una decisión de crecimiento personal. En cualquier caso y una vez que terminan, los egresados de la UNED han adquirido una disciplica y capacidad de estudio y trabajo autónomo que, unido a una buena formación en conocimientos, hacen que cada vez sean más valorados por las emperesas.

P: ¿Qué medidas propone en temas de investigación?

R: Hay que apoyar decididamente la buena labor que actualmente desarrollan muchos de los grupos de investigación que ya tiene la UNED y, en la misma medida, hay que fomentar y apoyar a los nuevos profesores y grupos que surgen para que puedan demostrar su capacidad y consolidarse. Para todo ello me propongo, por un lado, apoyar decididamente con los recursos humanos y materiales que necesiten a los grupos consolidados que acrediten la efectiva transferencia de los resultados de su investigación y que proporciones con ella recursos a la universidad y/o contribuyan a la mejora de la imagen y visibilidad de la UNED en la sociedad. Por otro lado, para aquellos grupos de profesores que empiezan, me propongo establecer una política de acciones dirigidas a apoyar a los nuevos grupos de investigación que se puedan crear en líneas innovadoras, para que puedan demostrar, desarrollar y consolidar su potencial. Y en tercer lugar, me propongo desarrollar y apoyar proyectos de investigación que permitan a la UNED ser referencia en la investigación en el ámbito de la innovación docente y de la metodología didáctica y formativa en enseñanza a distancia.

P: ¿Cuál es su opinión en relación al 3+2?

R: Actualmente en los paises europeos que tienen los grados de tres años se están planteando el grado de cuatro años, como tenemos en nuestro país. La CRUE acordó una moratoria de al menos dos años antes de plantear grados de tres años; lo mismo apoyan muchas de las conferencias de decanos y de directores de escuelas y los grados que facultan para profesiones reguladas, como los grados en Ingeniería Industrial, por ley se ha fijado su duración en cuatro años.

Personalmente opino que es necesaria una duración de cuatro años para poder desarrollar los planes de estudios con cierta profundidad y sin condensar excesivamente muchos conocimientos en pocas asignaturas. Pero al final será una decisión política y en lo que sí que estamos de acuerdo todos los profesores es que se tome la decisión que se tome ésta debe estar bien fundamentada, ser consensuada y, sobre todo, que se mantenga en el tiempo. Quizás el Pacto Nacional para la Educación, del que ahora tanto se habla, sea el hito que muchos esperamos para conseguir un modelo duradero y que su vigencia no sea, como hasta ahora, lo que dura el color político del gobierno de turno.

P: Si no pasa a la segunda vuelta, ¿a quién votará?

R: Esa pregunta se le deberás hacer a mis otros cuatro compañeros ya que no me planteo el no pasar a la segunda vuelta. A partir de los apoyos y de las opiniones que estamos recibiendo cada día, claramente mi candidatura es la alternativa a la del actual rector.

P: ¿Por qué nuestras universidades españolas no están entre las primeras en los rankings internacionales? ¿Qué deberíamos cambiar? ¿Cómo nuestras universidades pueden ser más competitivas?

R: Porque se trata de listas donde meten en el mismo saco a universidades muy distintas, con condicines de contorno y concepciones culturales de qué debe ser la universidad muy diferentes, y que, además, utilizan muchos criterios pensados para el modelo de universidades anglosajonas. Posiblemente ninguna de nuestras universidades esté entre las diez mejores del mundo, pero lo que sí que estoy seguro es que no estamos tan mal como parecen indicarnos esas listas.

Lo mismo le ocurre a la UNED con los rankings nacionales en los que siempre suele estar relegada a los últimos puestos, ya que esas listas están realizados con criterios aplicables a las universidades presenciales y algunos de ellos son ajenos a la UNED. Por eso me propongo como rector responder a esas listas nacionales explicando nuestra realidad, y promover la creación de rankings internaciones de universidades a distancia en los que, con toda seguridad, estaremos en las posiciones más altas. Y respondiendo a la última pregunta, nuestras universidades serán más competitivas si conseguimos el apoyo económico y el respaldo social que ahora, casi de forma automática, se nos niega.

P: ¿Cuáles son los retos de futuro de la universidad española?

P: Son muchos y variados. Por ejemplo, estabilizar las plantillas de profesores y rejuvenecer la universidad con la entrada de nuevos profesores que empiecen y tengan por delante una promoción clara y a medio plazo, en vez de la "carrera de fondo" y el continuo "cambio de reglas a mitad de partido" con los que ahora se les castiga. Fomentar y facilitar entre el profesorado la movilidad y las estancias en el extranejro. Conseguir tener unos planes de estudios y unas leyes estables, que no respondan a modas ni se estén cuestionando constantemente. Tener una financiación estable que nos permita plantear y realizar proyectos a medio plazo. Confiar en que la universidad la podemos dirigir los universitarios y que en ella la política sea sustituida por la docencia y la investigación. Y por último, como he indicado antes, tener el apoyo y el respeto de la sociedad que ahora, de forma casi automática, nos niega.

P: ¿Qué medidas debería iniciar el Ministerio de Educación para con las universidades?

R: Muchas, por ejemplo las que responden a los retos que indiqué a la pregunta anterior. En cualquier caso creo que el Ministerio y la sociedad deben apostar decididamente por la educación pública, independiente y de calidad, en todos sus niveles, desde la enseñanza primaria hasta la universidad y el doctorado. Sé que es una respuesta que puede parecer un tanto genérica y quizás utópica, pero si no terminamos de entender y asumir la importancia de la educación para la sociedad nunca conseguiremos mejorar.

Aficiones: El senderismo, este año voy a realizar el tercer tramo del Camino de Santiago que así, poco a poco, espero terminar en dos años más. La filatelia, continúo la colección de sellos que empezó mi padre hace más de sesenta años.Y tambien me gusta mirar el cielo, soy miembro de la Asociación Astronómica de Madrid.

En primera persona...

Catedrático del área de Ingeniería Eléctrica y mi labor docente e investigadora se ha desarrollado dentro de este área de conocimiento, principalmente en los campos de los circuitos eléctricos y de los sistemas eléctricos de potencia.

He estado como investigador visitante en el Depto. de Investigación Operativa de la Universidad de Stanford, CA, EE.UU (1992-1993) y en el Departamento de Recursos Forestales de la Universidad de Friburgo, Alemania (2010).

En 1994 fui nombrado Director del Centro de Servicios Telemáticos de la UNED, donde fui responsable de la creación y de la puesta en marcha de la Red de Videoconferencia de la UNED, que en aquel momento fue la mayor red de videoconferencia europea aplicada a la educación.

Desde 1997 he ocupado distintos cargos de gestión universitaria como Subdirector de la ETS de Ingenieros Industriales de la UNED (1997-1999), Director del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Cádiz (1999-2000), Director del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Electrónica y de Control de la UNED (2001-2005), miembro electo del Claustro y del Consejo de Gobierno de la UNED (2006-2010), Presidente de la JPDI de la UNED (2012-2013) y, actualmente, soy el Director de la ETS de Ingenieros Industriales de la UNED (desde noviembre de 2013).

Durante estos más de veinte años además de mi labor docente, investigadora y de gestión en la universidad, siempre he mantenido una relación de colaboración y trabajo con el mundo industrial. Soy miembro de distintas organizaciones y asociaciones profesionales como IEEE, CIGRE, ISES, European EMTP-ATP Users Group, ATECYR y CSIF. Estoy colegiado como ingeniero en el COIIM.

meneamedigg itdeliciousenviar por emailimprimir

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.